Cod. Serie:

Nº Cat:/

0807

DEL CEREBRO POSITRÓNICO AL CONDENSADOR DE FLUJO

To buy

Timeline of the Work

Main Menu of Works

Thematic menu

Reasoned catalog

DEL CEREBRO POSITRÓNICO AL CONDENSADOR DE FLUJO

Click on the image to see the complete work

Technical Data of the Work

Catálog No:

Created:

11/01/2022

Measures:

120 x 130 cm

Medium:

Sin revelar

Year:

2022

Serie:

Ciencia y Cosmos

Position:

0132

Disponible

Rights:

® VEGAP

Photogenesis:

EP-CZS43227

Estimated value:

Cod. Serie:

CC-P0132

Elements:

Panel único

Property:

Colección particular del Artista

C/S

Sketches:

BCT 0807-01
BCT 0807-02
BCT 0807-03
BCT 0807-04

Observations

0807

3.250 €

S/O

Conception of the work:

"Condensador de flujo" es un término referido al componente principal de la máquina del tiempo creada imaginariamente por el supuesto doctor "Emmett Brown" en la película "Back to the Future", y que aparece tanto en sus dos secuelas como en la serie animada. En palabras de su inventor "permite que los viajes a través del tiempo sean posibles". Debido a su popularidad, el condensador de flujo ha sido adoptado por varios autores de ciencia ficción que no desean explicar, debido a la carencia de argumentos que lo hagan científicamente posible en la mayoría de casos, los detalles técnicos de los viajes en el tiempo que proponen, de una forma similar a como es utilizado "el cerebro positrónico". En este caso el cerebro positrónico es un artefacto tecnológico ficticio, concebido e ideado por el escritor de ciencia ficción Isaac Asimov que opera como una unidad central de procesamiento (CPU) para los androides, y les dota de cierta forma de conciencia. Supuestamente sería de tamaño similar al cerebro humano, pero es artificial y está ubicado en la cabeza de los androides. Se trata de una delicada malla de platino e iridio donde los impulsos cerebrales, que son equivalentes a las comunicaciones neuronales, se realizarían mediante un flujo de positrones, lo que justifica su nombre. Hoy por hoy resultaría difícil admitir que unas antipartículas como son los positrones pudieran interactuar con la materia normal (el platino que formaba la malla cerebral) sin destruirla instantáneamente, pero a pesar de ello, la expresión tuvo éxito, siendo empleada no solo por el propio Asimov en todos sus relatos de robots, sino también por otros autores, siendo hoy en día todo un clásico en la literatura del género de ciencia ficción. Sin duda nuestra imaginación va siempre un paso por delante de la ciencia empírica y estos avances que por ahora son pura ilusión, puede que algún día o en algún momento de la historia tengan una base sólida que nos permita hacer pensar que su existencia llegue a ser posible o una realidad. El interés por la ciencia y la tecnología ha ido crecido exponencialmente sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo XX y el género cinematográfico de ciencia ficción fue uno de sus más claros exponentes e impulsores. Nos atrae la idea de convivir con humanoides que puedan llevar a cabo todo cuanto nos plazca, que nos faciliten y nos hagan la vida más cómoda, pero como casi todo lo que supone novedad, nos obcecamos en aquellos aspectos que nos resultan positivos obviando los posibles riesgos y amenazas que implica crear cerebros con la capacidad de razonar que a su vez dispongan de cierta autonomía. Por otro lado, la sensibilidad que el ser humano a lo largo del tiempo desarrollaría hacia dichas máquinas acabaría siendo como mínimo igual a la que se pone de manifiesto hoy día con los animales de compañía, o en algunos casos mayor. Esto supondrá que dará comienzo un debate acerca de la esclavitud a la que estarán sometidos estos humanoides y de la necesidad de otorgarles ciertos derechos, lo que conlleva posicionarlos al mismo nivel que cualquier persona. ¡Un debate con una muy enrevesada solución...!

Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Condensador_de_flujo
https://es.wikipedia.org/wiki/Red_neuronal_artificial

"Las redes neuronales artificiales son modelos computacionales que consisten en un conjunto de unidades, llamadas neuronas artificiales, conectadas entre sí para transmitirse señales. La información de entrada atraviesa la red neuronal (donde se somete a diversas operaciones) produciendo unos valores de salida. "Será este quizás el principio de un cerebro autónomo...?"

“Los valores bajo los que se sustenta nuestra sociedad nacen del materialismo puro. El pragmatismo y los intereses materiales son la única y fundamental ambición en torno a lo cual todo gira. Las imperfecciones en el comportamiento y las pautas del ser humano son la consecuencia extrema de asociar hedonismo y materialismo y esto es lo que analiza esta serie de obras”

Top of page